domingo, 18 de enero de 2009

Valencia 17 de enero contra las matanzas en Palestina






Anexo de palabras no hilvanadas
tarde llegan, no se adentran
no profesan ni pronuncian:
Transida frente desollada.

Se cruza el misterio deambulado,
amordaza la voz por un mañana
así.., escogido extranjero a semejanza
en similares cerros donde se vieron.

¡Ora de nuevo! Fantasma doliente,
llegan cansados los vértices
fastos declinan prudentes,
aún se observan emboscados.

Plañidera encrucijada
por sí sola se sostiene
de toda concisa plegaria
de todo viviente
donde estalla
donde engulle la palabra.

****


www.flickr.com








Miguel Iñiguez Valencia 17 de enero contra las matanzas en Palestina  photosetMiguel Iñiguez Valencia 17 de enero contra las matanzas en Palestina photoset


Levante-EMV, Valencia Entre 10.000 y 20.000 personas según los organizadores, y unas 8.000 personas, según fuentes de la Policía Local, se manifestaron ayer en Valencia para exigir al Gobierno central que denuncie "claramente" la "prolongada política de agresión de Israel hacia la población palestina que supone la reiterada violación de los derechos humanos" y tome las oportunas medidas de presión "ante la gravedad de la agresión militar al pueblo de Gaza", como son la llamada a consultas al embajador y la suspensión de los acuerdos comerciales y cooperación con el Estado de Israel. También exigieron que se inicie un proceso judicial contra los miembros del Gobierno israelí por crímenes contra la humanidad y genocidio.Los integrantes de la marcha de protesta -organizada por la Plataforma per Palestina de València y que partió de la Plaza de San Agustín y concluyó en la Plaza del Temple- solicitaron a las instituciones de la Unión Europea (UE) y a los Estados miembros "hacer un uso eficaz de las directrices europeas para promover el cumplimiento del derecho internacional, incluida la adopción inmediata de medidas restrictivas y sanciones, así como el cese de todas las negociaciones para mejorar las relaciones y el diálogo ente UE e Israel", según informaron fuentes de la organización en un comunicado.Del mismo modo, pidieron al Consejo de Seguridad de la ONU que adopte medidas concretas que garanticen la protección del pueblo palestino ante el "ataque sangriento y completamente injustificado de la maquinaria militar israelí", y "fuerce la apertura de fronteras para entre otros la entrada de ayuda humanitaria". También exigieron a la Corte Internacional de Justicia de La Haya que inicie un proceso judicial contra los miembros del Gobierno Israelí por crímenes contra la humanidad y genocidio.



6 comentarios:

Viktor Gómez dijo...

Querido Miguel:

Aprender a convivir, respetar la vida humana, ser pacíficos y justos, dialogar, negociar, convenir...

Hay mucho por hacer y lo primero
sería desenmascacar a los traficantes de armas y a los políticos de las grandes administraciones, desembaucar la doble palabra de los emisarios occidentales, árabes (judios o palestinos) y orientales. No ser complices de la hipocresía,
anteponer el bien para la sociedad de Gaza y Csijordania así como la seguridad de los israelitas a los intereses politico-económicos.

Trabajar desde la ausencia de beneficios personales, trabar la esperanza en las manos de los afectados y no en la de los que extienden cheques en petro-dolares.

Vaya, hay mucho camino por recorrer, una eticidad que creer y vivir a nivel geopolítico, internacional y local, claro es.

Buena tu entrada, muy oportuna.

Un abrazo,

Víktor

Miguel Iñiguez dijo...

Gracias Víktor por el talante conciliador que entreveo en tu comentario. A veces no queda más remedio que pensar en el potencial humano desde las organizaciones internacionales como única vía a la resolución de los conflictos (pese a su insuficiencia y lento actuar), cuando las espirales de violencia llegan a la desproporción que se vive hoy día en Gaza y otros tantos países.

Nuestra máquina, la que todos llevamos dentro y su puesta en escena, es cierto que la vivimos todos los días, con el vecino, con el compañero de trabajo, con el extranjero...
De la misma forma que observamos y aquí y ahora es contundente, nuestra natural impotencia frente al aparato bélico armamentístico; Cuando éstos a su vez sirven a otros intereses y así…

Desde esa franja, desde esta perspectiva que nos divide entrevemos la reducida opción (como potencia) que ha de soportar la parte más débil.

Efectivamente, esperemos al menos vías y soluciones
Un saludo y abrazo

María Socorro Luis dijo...

Miguel:
Entrleo en tu poema la ineficacia de las palabras, de los discursos huecos, de los acuerdos improvisados que nunca se cumplen... No sé...

Triste realidad, que sólo sufren los más débiles.
Muxus

Miguel Iñiguez dijo...

Así es María Socorro, que la palabra escasamente se detiene para encontrar su lugar y justificación: Su fuerza la entiendo desde la acción y la voluntad, de pacto, negociación y si ello ha de ser posible: De creación, de atrevimiento, riesgo de todas las partes por intentar cambiar mínimamente algo.

Gracias de nuevo por tu aportación solidaria

Un besote

Ana María Espinosa dijo...

Un poema que dice, sin mostrar la metralla. Hemos de decir, poeta, como sabemos,en la palabra, porque lo llevamos dentro y hemos de exteriorizar ese trago amargo de la guerra.

Miguel Iñiguez dijo...

Desde, siempre modesto, inexperto lenguaje —que trata de expresar— entiendo que, aproximamos, colocamos al menos junto-a; ese mundo nuestro decir.

Por supuesto el tuyo Ana, aquí y ahora.

Un abrazo