lunes, 10 de enero de 2011

VIKTOR GÓMEZ: UN POEMA INÉDITO

-
-
-
-
-
-
-
-
-
Hope is a knave befools us evermore,
Which till I lost no happiness was a mine. (*)
-
Samuel Beckett

-
-
al verbo

estrago de nupcias
aletean los pájaros
la perdiz y el ramal
el agua y la brisa
calan sin voz
trasunto

----------- no es oficio
retener
en la fuente
el reclamo
en el jardín
última sombra
un nomadeo
del furtivo
la lid
sin fermento
---------------- no es compasiva
clara versión
ebria
del crepuscular
desnudo
infinitivo
sin respuesta

mortal
ígneo
tendón
de
Lucifer

--------- no un poema
poesía
como cianuro
en el pico
de la paloma.
-
-
-
Víktor Gómez,
inédito de Perfeccione lo inútil a lo inútil

-
-
-
-
-
(*) ¿La esperanza?, un bribón, el más grande embustero,
hasta que la perdí, no supe lo que era la felicidad.
-
(Trad. de Jenaro Tálens, publicado en edición trilingüe
para Obra Poética Completa de Samuel Beckett en
Ed. Hiperion, 2.000)

-
-
-
-

-
-
-

5 comentarios:

Perfecto dijo...

Poema de delicadas texturas, sutil, casi alado.
Lo aplaudo.

Un abrazo.

Viktor Gómez dijo...

gracias por la lectura y amable comentario, Perfecto. Un abrazo,

V

Miguel Iñiguez dijo...

¿Será verdad, que la poesía suscita un cambio de estado, una movilidad?
Un estado de paz, de cianuro distinto en su pico.
Qué paz y qué estado corrobora, como fuente que supura. Y pensar en su marginalidad, si cabe, que ella, la poesía, no obstante nos escoge sin tener ni idea (por profético que suene), nos implica.

… por tus letras, Víctor

Que renueva este blog, para este año que comenzamos

Un abrazo grande

Miguel

Ana Muela Sopeña dijo...

Un poema sugerente, Víktor. Poema que comienza el año de Estación de acacias con fuerza. Aquí cada palabra es un símbolo de creación. Poema mantra, poema urbano, poema con palabras que calan profundamente.

Un abrazo grande, amigo
Ana

Viktor Gómez dijo...

Queridos Miguel y Ana:

Mis mejores deseos este año para vosotros y el ánimo encendido y la esperanza para que tengamos lo suficiente.

Vuestra lectura es salud,

Un beso,

Vik