domingo, 6 de marzo de 2011

Hay una estación […] por Leticia Garriga















(Para Ana Muela Sopeña, Miguel Iñiguez y Víctor Gómez Ferrer)



Hay una estación… de árboles de troncos fuertes tersa corteza y exuberantes racimos de flores rojas. Una estación de acacias donde podemos detenernos para mirar el paisaje al interior de las palabras que le dan vida y permiten nuestra reflexión. Despacio, sin prisa, sentir y evocar hasta llegar al encuentro de ese otro que nos espera en la estación arbolada que se luce con su mantón rojo.
Las palabras que la conforman evocan los sentimientos que embargan al hombre de todos los tiempos y llegamos a él al vernos reflejados como en una superficie de agua, gracias a la universalidad del significado de los signos abiertos, las palabras, que concatenadas nos alientan a seguir viviendo en este paraíso que también tiene su infierno.




Un saludo cariñoso esperando la vida les siga sonriendo, por el simple hecho de estar ahí y levantarse con el potencial maravilloso para la brega diaria

Saludos cariñosos desde México.

Leticia


http://www.lenguajepalabrastiempo.blogspot.com/

4 comentarios:

Andres Rueda dijo...

Da gusto pasear por vuestro blog...en esta entrada, parece la descripcion de mi sentimiento, al contemplar un paisaje, par poderlo plasmar en el lienzo.

Un gran abrazo

Andres

Ana Muela Sopeña dijo...

Hermosa esta estación compartida. Aquí el lector puede descansar y tomarse un respiro del mundanal ruido.

Abrazos para Leticia, Miguel, Víktor y todos los lectores que quieran acercarse a este espacio.
Ana

Miguel Iñiguez dijo...

Andrés, me alegra que tenga esa connotación de respirable y, como nos describe Leticia, congrega a los sentidos. El mundo de los blogs creo que contienen eso precisamente, esa justa velocidad y ese tiempo de tesoros escondidos.


Gracias Leticia, por este regalo, que espero siga dando sus frutos.
Ese café con Mercedes Sosa ha resultado de lo más estimulante…


Gracias Ana por estar

Un abrazo a los que construís día a día este blog

Viktor Gómez dijo...

gracias, Leticia.

Un beset