sábado, 26 de septiembre de 2009

INSURRECCION


.

.

Pies barrosos

hambre sin edad
shuco o chilate solo

siervos para el kohtan
los tutuk
enjaulados


En lengua Pipil:

Kohtan = campo
tutuk = pájaro
.

.





.

.


Yugo y cafetal

.

diez mil granos hundidos

no crecerán

.

sin escritura cavan

muda lumbre de noche

.


.

(del inédito Trazas del calígrafo zurdo, 2009)

.

.

.

.

El levantamiento campesino de 1932 en El Salvador fue una mezcla entre protesta e insurrección que acabó en etnocidio.[1] Tras la llegada de los españoles a territorio salvadoreño, la situación económica y social de los nativos se caracterizó por la constante decadencia de las condiciones de vida, la cual se incrementó en los años próximos a la independencia.[2] [3] Tras la independencia de El Salvador, los gobiernos fueron propiciando la creación de un sistema desigual, el cual dejaba alejadas del progreso a las poblaciones nativas de los territorios del Señorío de Cuzcatlán. El Salvador, sumido en una profunda crisis económica por la caída de los precios del café y la crisis de 1929, se enfrentó a una oleada de protestas y rebeliones contra el sistema desigual de tenencia de tierras, que se agudizaron con las reformas presidenciales que despojaban a los campesinos de sus tierras ejidales para darlas a los grandes terratenientes. Los campesinos e indígenas se levantaron contra el gobierno y atacaron instalaciones militares en el occidente del país, coincidiendo con una rebelión organizada por el Partido Comunista Salvadoreño (PCS) tras perder las elecciones que posteriormente acusaron de fraudulentas.

El resultado fue una respuesta militar del gobierno de Maximiliano Hernández Martínez, quien ordenó la ejecución de todo aquel que se alzase contra el régimen. Algunos autores estiman una cifra cercana a los 25.000 fallecidos.[4] [5] [6] [7] Hasta la fecha, se sigue conmemorando los hechos como uno de los episodios más emblemáticos y determinantes en la historia de El Salvador, por sus secuelas políticas, económicas y ante todo, culturales.

(Wikipedia)




4 comentarios:

Miguel Iñiguez dijo...

Muy buena la entrada Víktor, si de poemas se trata. Pero por lo visto no solo és así. Sino de movimientos poema-tecnico-económico. Puesto que no será ahora la mano zurda la que se alze, al menos por ahora. Yo espero pronto publicar aquí mismo un poema, del que en su último verso expreso como proceso de pacificación de las sociedades bajo control y allí, en ese verso tildo de “tiempos naturales”. Estos tiempos naturales es la pauta primordiálmente necesaria de una sociedad bajo control de sus promiscuidades cuando alguien tira la primera piedra. Fijate, yo lo observo cuando con recelo me miran de si he pagado 5 céntimos de menos al pagar mi café o si por ello no puedo sacar mi cajetilla de tabaco en la máquina. Los estamentos del bien y del mal, de nuestros sufrientes cuerpos quedan tremendamente expuestos bajo la barbarie de nuestra tendencia a sacralizar nuestros actos,, por un lado y nuestra tremenda tendencia a fetichizarlo. Así hartos, todos y cada uno de tanta mercantilización tratamos de averiguar cuales de nuestro tiempo de ocio, nos puede ser más benigno o menos dañino. Para liberarnos de tantísima opresión productivo-técnica que nos presiona. Que si unos de la poesía, que si otros de un buen paseo con su perro, otros el messenger u otros irse de viaje a algún lado. Y otros (que también se tercia), irse, tal vez a buscar alguna revista porno con que rebajar un poco su líbido.

Ahora, después de ésta introducción, no veo la manera de acallar, aquí en España, todavía, nuestro debate sobre las fosas de García Lorca y de nuestros abuelos.

Yo solo recuerdo ahora, en este momento algo que hace algunos meses nos recordaba Belén Gopegui, que dentro de poco tendremos que pagar nuestros 20 Eurejos al año, a la comunidad Blogger, si queremos mantener éste espacio.

Por lo demás, no somos nosotros los que decidimos las cosas, sino que son otros los que deciden.

Alcemos, sigamos alzando en la medida en que podamos, ese dedo de la amnistía, por los sin voz, por los sin caligrafía siquiera. En la medida en que ellos a su modo fueron expoleados, me recuerda todavía la urgencia de subsanar aquí en mi tierra mi pasado.

Un abrazo

Viktor Gómez dijo...

Querido Miguel:

Todo es un temblor. La palabra, los humedecidos labios, la mano que escribía y ahora se ofrece a tu mano. Todo es un tartamudeo. Un ineficaz conato por otro que ha de revivir la esperanza y más aún restituir la libertad bajo los signos de la justicia y la paz.

Generoso amigo, vamos hacia esa cumbre, vamos mano con mano, con las fuerzas que restan.

Un abrazo grande,

Víktor

Marisol Cragg de Mark dijo...

En tus letras la opresión se hace terriblemente palpable.
En Perú este tipo de insurrecciones han tenido la misma respuesta :-(
Muchos saludos desde Berlín.

Viktor Gómez dijo...

marisol:

Eso que llamara Galeano "Las venas abiertas de América" coincide con tu testimonio y nos hermana. Difícil está hoy cualquier intento libertario. Y no por ello es menos necesario. Habrá que ser más astutos, tendremos que implicarnos más.

Un beset

Víktor